Menu
Inico / Mi embarazo / El parto / Tipos de parto / Parto por Cesárea
Parto por Cesárea

Parto por Cesárea

Un parto por cesárea es una operación en la cual el cirujano extrae al bebé directamente del útero sin pasar por el canal del parto. Si se planea una cesárea la mujer tendrá una fecha preestablecida para someterse a la cirugía, sin embargo, en algunas circunstancias, la cesárea se realiza como una alternativa de último minuto a un parto vaginal debido a la complicación de factores tales como un parto de nalgas.

Lo que ocurre en un parto por cesárea

Después de una revisión en el hospital el paciente es preparado para la cirugía. Por lo general se utiliza la anestesia local para que la mujer esté despierta y totalmente alerta durante el procedimiento. La mayoría de los hospitales permiten que la pareja de la mujer esté presente en el parto si se utiliza un anestésico local, no obstante, si se utiliza anestesia general nadie está permitido en la sala de partos. Una infusión IV también se utiliza para transferir nutrientes y si es necesario, aliviar el dolor de la mujer. Durante la cirugía los signos vitales de la mujer son monitoreados, incluyendo su frecuencia cardíaca y presión arterial. Una pantalla se coloca normalmente de modo que el paciente no puede ver la cirugía real. Durante la operación, debido a la anestesia, no hay dolor pero sí a menudo una sensación de presión.

Después de haber sido administrada la anestesia por goteo IV, se hace una incisión vertical de unos 20 cm sobre la piel del abdomen, luego, los músculos de la pared abdominal se separan con unas tijeras y los dedos. A continuación, se hace una abertura en la membrana que cubre los órganos abdominales cerca del ombligo y el útero queda expuesto. Se hace una incisión en el útero y se extiende con unas tijeras.

Para el parto del bebé, el cirujano coloca una mano dentro de la cavidad uterina y agarra la cabeza del bebé. La cabeza se saca a través de la incisión del útero, la boca y la nariz del bebé se succionan y entonces se saca el resto del cuerpo. Después de pinzar y cortar el cordón umbilical el pediatra examina al bebé, lo limpia y se lo entrega a la madre (si se utiliza anestesia local). La placenta y sus membranas son extraídas por el cirujano, que luego cierra el útero y el abdomen.

Una cirugía de cesárea normal sin complicaciones dura unos 30 minutos de principio a fin.

Beneficios del parto por cesárea

Los partos por cesárea permiten el nacimiento de bebés que sería muy poco probable que sobrevivan a un parto vaginal normal debido a una serie de factores que lo complican, incluyendo problemas obstétricos o una enfermedad materna. Una de las principales razones para ser sometida a un parto por cesárea es la presentación podálica, en la que el feto tiene sus pies hacia el canal del parto, contrario de la presentación cefálica habitual donde la cabeza está orientada al canal.

Con la presentación podálica, la cesárea tiene un gran efecto protector y se reduce considerablemente la mortalidad fetal.

Riesgos del parto por cesárea

A pesar de que las cesáreas de emergencia son generalmente una mejor opción que someterse a un parto vaginal arriesgado, existe una creciente evidencia de que elegir tener una cesárea para un embarazo normal puede ser significativamente más riesgoso que un parto vaginal normal. Se sabe de cesáreas planificadas que se asociaron significativamente con el riesgo de complicaciones graves después del nacimiento, incluyendo hemorragia que podría requerir una histerectomía, paro cardíaco, tromboembolia venosa, infección y complicaciones relacionadas con la anestesia. También se han reportado tasas más altas de bebés que permanecen en cuidados intensivos neonatales durante más de siete días. Además, las mujeres que se someten a cirugía de cesárea por lo general tienen que permanecer en el hospital durante un período más largo después del nacimiento en comparación con aquellas sometidas a un parto vaginal.

La recuperación es también más lenta y el paciente experimenta a menudo un dolor y molestias durante el período de recuperación, mientras que las mujeres que tienen un parto vaginal se sabe que son capaces de reanudar sus actividades normales a los pocos días después de dar a luz.

El parto por cesárea también se asocia con riesgos a largo plazo para la madre, incluyendo la placenta previa (una placenta baja) y desprendimiento de placenta en los embarazos posteriores. También se creía desde hace mucho tiempo que una vez que una mujer había tenido un parto por cesárea, todos los nacimientos posteriores debían ser usando el mismo método, sin embargo, ahora hay evidencia de que es posible tener un parto vaginal después de haber tenido una cesárea, aunque esto debe ser abordado con precaución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.