Menu
Episiotomía

Episiotomía

Cuidados postoperatorios para una episiotomía

El área de la episiotomía puede producir molestias o incluso dolor durante varios días. Varias prácticas pueden aliviar algo del dolor. Las compresas frías pueden aplicarse en la zona perineal para reducir la hinchazón y el malestar. Un baño de asiento puede aliviar el malestar, esta unidad hace circular agua caliente sobre la zona. Una botella con atomizador conteniendo agua se puede utilizar para limpiar el área después de la micción o la defecación en lugar de limpiar con un pañuelo. Además, el área debe secarse con pequeñas palmadas en lugar de hacerlo frotándola. Las almohadillas de hamamelis (tales como la marca Tuck) son muy eficaces para aliviar y limpiar el perineo.

Riesgos de la episiotomía

Se han reportado varios efectos secundarios de la episiotomía, incluyendo infección (en 0,3% de los casos), aumento del dolor, aumento de la hemorragia, tiempo de curación prolongado y aumento de las molestias una vez que se reanuda la relación sexual. También existe el riesgo de que la incisión sea más profunda o más larga de lo necesario para permitir el nacimiento del bebé. Una incisión que es demasiado larga o profunda se puede extender en el recto, causando más sangrado y un mayor riesgo de infección. Un daño adicional en el tejido o desgarros podrían producir un daño más grande que la misma episiotomía.

Alternativas a la episiotomía

Es posible evitar la necesidad de una episiotomía. Las mujeres embarazadas podrían querer hablar con sus médicos acerca del uso de la episiotomía durante el parto. Los ejercicios de Kegel se recomiendan a menudo durante el embarazo para ayudar a fortalecer los músculos del suelo pélvico. El masaje perineal prenatal puede ayudar a estirar y relajar el tejido alrededor de la abertura vaginal. Durante el proceso del parto, se pueden aplicar compresas calientes en la zona junto con el uso del masaje perineal. El entrenamiento y apoyo también son importantes durante el nacimiento. Empujar de forma ralentizada y espontáneamente durante la segunda etapa de labor (cuando la madre necesita empujar) puede permitir que los tejidos se estiren en lugar de desgarrarse. También, una posición de parto en posición vertical (en lugar de una acostada) puede disminuir la necesidad de una episiotomía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.